domingo, 18 de diciembre de 2011

Construcción Artesanal ...NADA SE PIERDE, TODO SE TRANSFORMA.


A Nestor, un bicicletero amigo le regaló lo que cualquiera podría clasificar de chatarra inservible, pero lejos de desecharla, este hábil uruguayo la transformó en un singular trike que hoy disfruta y lo presenta “en sociedad”.  Aquí, donde es mas fácil tirar que arreglar, el hecho que alguien se ponga a fabricar su sueño con materiales reciclados tiene un mérito destacable.

Los inicios de la creación y al fondo "el material" de donde nació el trike.

De profesión camarógrafo y empleado de una estación de servicio por las noches, Nestor  Casaña conoció desde niño la existencia de las reclinadas.
“Al vivir en una zona de turismo (Piriápolis) se ven muchas cosas lindas e insólitas, ahí comenzó mi sueño y a los 34 lo hice realidad con mi amigo Pablo Ribero, que me sigue las locuras.

Pablo Rivero "De paso – cuenta Nestor -, tengo que agradecer y felicitar a Pablo porque es un genio, y un buen amigo".

El trike fue fabricado totalmente con material en desuso.
Es así que viendo el modelo terminado, se adivina la horquilla trasera recuperada de una bici abandonada, los brazos del tren delantero conformado por dos caños con sus respectivas cajas de dirección y el asiento de una silla vieja al igual que las ruedas de un ciclomotor rematando el tren delantero.
Hasta un viejo manillar sirvió para ser utilizado como barra de dirección del triciclo, además de un sinuoso caño principal que termina en la caja pedalera, que no niega su antigua pertenencia a una bicicleta playera.
Dos manubrios de bicicletas de paseo conforma ahora la dirección del nuevo trike.
Ingenioso ¿no?..., alcanza como para empezar a mirar con cariño la vieja bicicleta arrumbada en un rincón de la casa y descubrir  en ella las futuras líneas de una reclinada casera.

El trike terminado, tapizado y pintado de un llamativos colores rojo y negro queda listo para disfrutarlo. 


 Nestor, que vive en Pan de Azucar - Piriápolis Maldonado (Uruguay), explica que el trike  fue soldado íntegramente con soldadora eléctrica porque otros métodos son mas caros y no los tenía disponibles.

“Te cuento, el primer modelo lo hicimos en 3 días. El primer día ya teníamos uno echo pero no me gustó, por  que parecía un carro de panchos, así que  llevé mas fotos a Pablito (mi amigo) y empezamos a cortar y pegar de nuevo hasta que salió el actual.

La reacción de la gente

El trike luciendo una espectacular pintura roja ya fue equipado de una parrilla trasera y dos alforjas de cicloturismo...¿existirá algún viaje en el horizonte?

"En la reacción de la gente cuando me ven hay de todo, pero principalmente felicitaciones".
Algunos me preguntan si no tengo nada que hacer je,je, pero por donde paso me acompañan miradas de asombro y me sacan foto.
Al trike lo uso para mandados y salir de paseo con mis nenas o a pedalear con mis amigos,  como vivo en PAN DE AZUCAR, vamos a Pirlápolis seguido, y hacemos mucha ruta.

Desde aquí mis felicitaciones a Nestor y a Pablo por el ingenio y la voluntad de construir cosas nuevas con materiales que otros consideran inútiles.  bicicletas paseo

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿existirá algún viaje en el horizonte? ¬_¬"