jueves, 30 de julio de 2015

RECLINADO POR ACCIDENTE

Aquel día de 2011, cuando Nelson decidió salir a pedalear en su bicicleta de ruta, lejos estaba de saber que un accidente desafortunado lo pondría en el camino de las reclinadas. Hoy no solo las disfruta,  sino que también las construye.     Esta es su historia.

Nelson Rubén López(54), de profesión electrónico, fotógrafo, filmador y aficionado a la astronomía  conoció las reclinadas después que un automovil lo atropellara cuando su bici de ruta.
A consecuencia del accidente sus problemas de columna anteriores, se agrabaron con una luxación de acromion y clavícula derecha, lo que le imposibilitó andar en las bicis convencionales. Al tiempo, en una bicicleteada organizada en el parque Sarmiento de Córdoba, tuvo la oportunidad de ver en vivo y en directo su primera bici reclinada.
Esa recli la conducía Jorge Alberto López, un diseñador industrial que fabrica vehículos para personas con capacidades diferentes. Jorge – recuerda Nelson - se presentó con sus vehículos reclinados y quedé entusiasmado con la idea. Tiempo después decidí encargarle la construcción de la que sería mi primer reclinada 26-20.
Con dirección bajo el asiento.

Con dirección sobre el asiento para mejorar la maniobrabilidad en el tránsito citadino.

Él la fabricó modificando un cuadro doble suspensión que originalmente tuvo el manubrio bajo el asiento. Posteriormente yo la rediseñé colocándole el manubrio sobre el asiento. La modificación no la hice porque el original fuera incómodo-aclara Nelson-, sino que para uso urbano el manubrio sobre asiento la hace más maniobrable para el tráfico callejero. 

CONOCIENDO RECLINADOS CORDOBESES

-Al poco tiempo – recuerda Nelson- tuve la suerte de contactarme con otros 2 reclinados conocidos de este blog, EFRAIN SCHUBERT que vive cerca de mi casa y OSCAR DARIO REGIS y con ambos y Jorge aprendí bastante sobre estas bicis. 
Eso me llevó a construir mi primer reclinada y la segunda que tengo, junto a otros 2 vehículos que reformé luego de haberlos comprado.
La tracción delantera que Nelson no pudo dominar.

PRIMER INTENTO
-Esta última bicicleta -cuenta Nelson- originalmente fue hecha para tracción delantera, para lo cual me contacté con Luis Schmeil quien hizo "la Surubí" que ya conoces. Luego de construirla, intenté aprender a andar pero me fue imposible, ni siquiera podía arrancar ya que se me doblaba la dirección con cada intento de pedaleo. Lo mas preocupante fue que empecé a perder la "práctica" del manejo de mi otra reclinada por lo que decidí reformarla de nuevo haciéndola de tracción trasera.
Lo cierto es que no era un problema de la bici si no que, debido a mi largo de piernas y estatura se me dificultaba mucho el poder andar en una de tracción delantera.  Esta recli, a pesar de ser más alta que la otra por tener dos ruedas 26", pude andarla inmediatamente y se comporta muy bien, tiene un poco más de reacción por su rodado y es más favorable su andar en caminos irregulares.
La nueva reclinada 26-262, ahora de tracción trasera. Buen andar en asfalto y en caminos irregulares.
MANOS A LA OBRA
Este cordobés ingenioso, de profesión electrotécnico, fotógrafo y filmador-editor, astrónomo aficionado y hasta constructor de sus propios telescopios, finalmente se dio a la tarea de “hacer” su primera reclinada.
Para la reforma el cuadro elejido utilizó un caño redondo de acero de 1,2 mm de espesor y 1 y 1/2" de diámetro con los que unió la caja pedalera al cuadro.
-El soporte del asiento –describe Nelson- lo hice con chapa de acero de 2 mm curvada en "óvalo" a la cual le soldé 2 tornillos sobre los que apoya el asiento.



-Mi nueva bici reclinada 26 26 es la única que lleva nombre y es un homenaje a mi padre que se llamó Salvador, por eso le puse "Salvadora" ya que la construí utilizando las herramientas y los conocimientos que él me transmitió a lo largo de estos últimos años hasta su muerte en 2013.


Todo el sistema se desliza sobre el caño superior del cuadro que es oval para variar la inclinación del asiento.
La recli 20-26 además cuenta con un parabrisas aerodinámico, que Nelson construyó con un acrílico curvado y cortado con láser, el señala, es soportado por caños finos de aluminio combinados con caños plásticos de riego que también usé para los guía cadena.
Las poleas de la cadena son de las que se usan para las aberturas metálicas ya que duran bastante y tienen sus propios rodamientos.


SOLDADURA
La soldadura utilizada fue la eléctrica inverter con función TIG, pero sin electrodo de tungsteno ni gas, sólo electrodo común.
Con este sistema Nelson reconoce lograr un arco más estable y una mejor terminación. Lista la soldadura se utilizó una amoladora y luego se lijó todo área.
El fin del trabajo se hizo aplicando cemento epoxi y una vez seco, se volvió a lijar.
Para pintar se utilizó pintura epoxi en aerosol.

LAS DIFICULTADES

Cuando Nelson recuerda las partes de su recli que le dieron  más trabajo nos dice; Sin duda lo que me dio más trabajo fue la soldadura del caño de la caja pedalera y el asiento.
El asiento de la reclinada me llevó tiempo hacerlo de manera que quede firme. Una vez que lo corté a la medida fui doblando todo su contorno para darle rigidez a la estructura y luego coloqué los caños de agua con soportes de tipo "omega" remachados.
-Para hacer el soporte del respaldar y la parrilla utilicé algunas partes de cuadros de bicis, como vainas traseras y parte del caño donde va el portasilla de una bici.
El stem lo hice con un caño de aluminio porta silla de bici MTB combinado con un stem corto de aluminio. Todo el conjunto se mueve para permitir regularlo a la distancia apropiada de mis brazos.

EL ASIENTO
-El asiento está construido en chapa de aluminio de 2mm de espesor curvado a mano, utilizando como molde el primer asiento de fibra de vidrio que me hizo Jorge en mi primer reclinada.
-La estructura que mantiene la forma del asiento y sirve de soporte está hecha con caño de polipropileno reforzado del que se usa para instalación de agua de 1/2". A ellos los curvé con pistola de calor, luego le coloqué goma eva de 10 y 12 mm de espesor para el apoyo de mi espalda. En el centro le dejé una canaleta a lo largo para el descanso de mi columna, como así también él apoya cabeza del mismo material sujetado todo con cierre abrojo para poder retirarlo y limpiarlo.
Para darle una menor terminación del contorno usé un burlete de goma que rodea todo el borde del asiento, en mi otra reclinada el asiento es de fibra de vidrio, si bien ya estaba hecho, yo lo modifiqué prolongando su altura con la colocación de una palita plástica de las que se usan en limpieza.
LO QUE DICE LA GENTE
Cuando le pregunto a Nelson sobre la reacción de la gente  al verlo me dice; prevalecen las más lindas y graciosas, como "donde se venden, si son cómodas, como hago para conducirlas. Son innumerables fotos que me sacan ya que estas bicis son muy llamativas y poco conocidas.


Vivo en una provincia "humorística.

-Como vivo en una provincia "humorística" por excelencia, no faltan los chistes, como una vez que pasé con mi otra reclinada que originalmente tenía el manubrio bajo asiento y un muchacho me preguntó a viva voz si la manejaba "a control remoto", otros me preguntaban a donde llevaba el frigobar para el fernet, y cosas por el estilo.


EL AGRADECIMIENTO

En todo proyecto solemos contar con  gente que se suma dándonos  consejos, ayudado con el trabajo o simplemente alentándonos a seguir adelante " con nuestra locura". 
Nelson guarda un especial reconocimiento para su vecino y amigo ciclista BETO MATTOZZI, quien colaboró con algunos repuestos que están en mi nueva reclinada.

Nelson junto a su amigo Beto Mattozzi

La reclinada en Ciclomecánica Suipacha

 -CICLOMECÁNICA SUIPACHA. En este taller nacen muchos sueños. Es el mismo lugar de donde salió la KATATREPA de Luciano Delfino, sobre quien  publicaste una nota en tu blog  relacionada con el cruce de la cordillera de Los Andes.  Yo estuve con  Luciano en ese taller y él  colaboró junto a los demás integrantes con mi bici. Allí se enseña sobre la reparación y puesta a punto de bicis para todo el público que asiste. 

UNA RECLI CON "ENERGÍA PROPIA"

Usando sus conocimientos de electrónica Nelson dotó a sus reclinadas con sistema de alarma antirrobo como luces de tecnología LED de alta potencia.
Potente luz led alimentada por la energía que genera la propia bici. ¿ingenioso, no?
Sistema anti robo de la reclinada

-El sistema -cuenta Nelson- se alimentas con baterías recargables. Ahora estoy experimentando un pequeño alternador sin contacto que produce corriente suficiente como para alimentar pequeños LEDs, transformando la corriente alterna en pulsos de corriente continua. Para eso se usa un puente de diodos rectificadores y un capacitor de filtro.

Detalles del generador de energía montado en la rueda delantera de la reclinada 26-26
De esa manera los LEDs destellan con la corriente generada por este dispositivo, que fue hecho usando dos potentes imanes de neodimio que saqué de un disco rígido de computadora y un transformador pequeño como captor del magnetismo de los imanes. Todo el conjunto de imanes va montado en la maza delantera (que en realidad es una maza trasera), ya que modifiqué un piñón a rosca para colocar allí los imanes y el captor está ubicado en la horquilla delantera.

PEDALEANDO
Si se le pregunta acerca del uso que le da a sus reclinadas Nelson contesta, las utilizo para recreación, para hacer las compras (le hice una canasta para poner en la parrilla trasera) y también para participar de las bicicleteadas ya que pertenezco al grupo "Biciurbanos Córdoba" y una vez al mes nos juntamos para pasear por la ciudad.


-De esa forma buscamos concientizar a la gente en el uso de la bicicleta como medio alternativo de transporte sustentable, aún no las he utilizado para cicloturismo o viajes largos pero tal vez pronto lo haga. Me siento muy cómodo en mis "reclis".


Uso también una tricicleta rodado 24 y una bici chopper ambas adaptadas para mi espalda y con un andar suave y relajado.
Nelson "entreverado" con los biciurbanos en la explanada del Palacio Municipal en Córdoba.

Para quienes estén interesados en más detalles sobre mis bicicletas  -termina diciendo este emprendedor cordobés - dejo mi dirección de mail que es: nelrub60@hotmail.com. También por facebook escribiendo a Nelson Rubén López; además en la página de facebook del Taller popular de ciclomecánica Suipacha hay mas fotos mías con mi primer reclinada participando de las actividades de dicho taller.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias Sandro por la nota, está genial, sólo agregar que hay que animarse a experimentar usando materiales poco "convencionales", la experimentación nos dará muchas opciones, con aciertos y errores pero nos enseñará que existe plena libertad de elección y la experiencia de aprender todo lo necesario para lograr el éxito final.
Desde Córdoba un abrazo enorme y a animarse.

Damian Escobar dijo...

Hola, vi el tema luces y quería compartirle lo que vi hace poco en you tuve, imanes sacados de discos rigidos y una bobinita que alimenta leds dando luz a la bici. si le interesa busque a El Angelito. muy útil y sin baterías ni pilas. saludos!

Nelson López dijo...

Interesante Damian, gracias por compartir la información

Nelson López dijo...

Interesante la información Damián, muchas gracias