sábado, 5 de septiembre de 2015

CUANDO TU RECLINADA "TIRA DE ADELANTE"

Cuando era chico, mi madre me decía que yo me movía como un Mamboretá, de allí que para mí ese es  un nombre muy sentido,  sobre todo si tengo en cuenta mis raíces litoraleñas.
El mamboretá –nos aclara Efraín Schubert- es el matapiojos o mantis sagrada que los guaraníes llaman MAMBORETÁ y que él eligió para bautizar a su nueva reclinada de tracción delantera que nos presenta en esta nota.
Efrain Schubert

Si las bicicletas reclinadas son “raras” para el común de los mortales, más extraño es, que algunas de ellas despierten cierto recelo entre los propios reclinados. Es que a veces, la misma inventiva del mundo reclinado sorprende a propios y ajenos. Con ideas preconcebidas de larga data, a muchos les resulta difícil que una bici “se maneje desde el mismo lugar de donde se pedalea”.

Efrain se propuso incursionar en el segmento de las reclinadas de tracción delantera,  luego de haber fabricado varias recumbent de tracción trasera para él y su hija. Esta vez, se inspiró en las  Zox 20-20, que curiosamente, también son fabricadas por un argentino radicado en Alemania.



Cecilia Carrizo probando la "Mamboretá" en la ciudad.

-“Dado que la fabriqué con un caño rectangular de  50x40 -me comenta Efraín- temía que el diseño me quedara muy rústico, pero al final resultó un éxito. La reclinada es super cómoda, velóz  y el radio de giro, a pesar de ser de tracción delantera es muy bueno y sin roces en la cadena.
-Yo siempre tuve recelos de la tracción delantera,  porque supe de varios que las fabricaron luego no las pudieron hacerlas andar, pero aun así me arriesgué.

En ésta configuración elegida por Efrain, la fuerza que ejerce el ciclista sobre los pedales no afecta directamente  la dirección de la bici como ocurre con las Flevobicke o las Cruzbike. A menudo el arranque en estas bicicletas es complicado para algunos ciclistas, porque al ejercer fuerza en unos pedales, éstos “tuercen” la dirección de la bici antes de la segunda pedalada.


Que estas bicis funcionan es evidente, ya que en internet se ven plácidos ciclistas reclinados que disfrutan de sus máquinas de tracción delantera como lo vemos en este video.


Otra ventaja de este tipo de configuración es, que al no tener una cadena que cruce toda la bicicleta en su recorrido entre el plato y la rueda trasera, el constructor puede colocar el asiento más abajo sin tener que recurrir a ningún artefacto que desvíe la ruta de la cadena para que esta no roce con el asiento o alguna otra parte de la BR.
El aspecto de una reclinada tracción delantera a menudo es más “limpio” que una reclinada común, pero aun así, no es la configuración más deseada o más utilizada entre los reclinados.


-Inicialmente – continúa diciendo Efraín- yo no le tenía mucha confianza al aspecto que tendría la bici , ya que la hice con caño de 40 x 50 x 1,2 de pared y con soldaduras eléctricas bastante rústicas y sin pulir demasiado. Más bien le puse "pilas" al sistema de transmisión.


Las poleas son de Grilón.
Las más grande es de 155 mm de diámetro, con un canal de paso de cadena de 11 mm. y la más pequeña es de 50 mm.  de diámetro y un canal de paso de aprox.9mm. Ambas están montadas sobre rulemanes.


Soporte giratorio que ayuda a orientar la cadena cuando se gira la dirección

-La más pequeña tiene un "giro loco", que imité de la Zox 20., que permite acomodar la desviación de la cadena cuando doblas la horquilla. Es decir, cuando giro la horquilla para doblar, el giro loco acompaña la desviación de la cadena incluso al de engranajes en el plato.
El funcionamiento de la tracción de la "Mamboretá"

Otra duda acerca del sistema adoptado por Efraín, es si la “torsión que experimenta la cadena al girar la dirección no afecta la maniobrabilidad de la bici.
Cuando sed lo consulté  Efraín me explicó que el funcionamiento de la dirección es buenísimo, ya que el giro máximo (sin caerse de la bici), lo hace sin problemas.
El asiento listo para ser colocado

La recli –continúa diciendo- tiene un andar muy sereno y, aunque es tan rápida como las otras que he construido, la forma del cuadro, su centro de gravedad más bajo, la posición de las piernas más elevadas y el "manubriazo grande", hace que te relajes y todo sea eminentemente placer y tranquilidad.
No  me tienta andar rápido, concluye Efraín.

La "Mamboretá" en pleno proceso de armado luego de recibir la pintura amariollo cromo.

 Medidas del manillar construído por Efrain.

Avanzando en su explicación respecto a la maniobrabilidad de su reclinada él dice, es menos maniobrable en radio de giros muy estrechos (por ejemplo al doblar en "U", en una calle), pero este inconveniente no ocurre por la transmisión...sino por el manubrio que tiende a estorbarme en los laterales y  un poco nomás, las piernas.
La nota pintoresca, el "buitrecito" de mascarón de proa, colocado sobre el caño que lleva el cambiador de platos.



Efrain recibe consultas y sugerencias sobre su reclinada "Mamboretá"

Y allí dejamos a Efraín Schubert, paseando plácidamente por las calles de Córdoba, desdeñando la velocidad que empujan a otros a andar rápido para llegar antes a ninguna parte y acariciando sus sueños de ecologista que le dicen que otro mundo es posible y urgente, y que el progreso que contamina y mata…no es progreso.

¡FELICITACIONES EFRAIN y gracias por compartir tu trabajo con nosotros.


t


2 comentarios:

guido dijo...

Ottimo lavoro complimenti

Nelson López dijo...

Felicitaciones Efrain, tuve el placer de probar dicha bici al poco tiempo de haber construido la mía, tiene un andar muy cómodo, magnífica