lunes, 18 de enero de 2016

Joan Miró: ENTRE LA MUSICA Y LAS RECLINADAS.

No recuerda ni cómo ni cuándo conoció las bicicletas reclinadas, pero hoy en Zaragoza construye y disfruta sus propias creaciones. Joan (53) que se desempeña como profesor de música, enseñando flauta dulce en el conservatorio profesional de su ciudad, recuerda haber tenido unas 40 bicis a lo largo de su vida pero hoy se plantea si vale la pena acumular tantas bicicletas tradicionales después de haber disfrutado sus reclinadas.

-No recuerdo bien cómo conocí las reclinadas-me dice Joan-, si recuerdo que hará unos cinco años vi una en RECICLETA, el taller donde suelo comprar mis cositas para bicis.
En esa oportunidad me pareció muy estrafalaria y no me atreví a probarla.
Luego no sé cómo empecé a pensar en ellas, busqué y desde RECICLETA me pusieron en contacto con Carlos de OKOCICLE en Madrid.
Fui a verle, me trató super bien y me dejó probar tres bicis, con toda suerte de explicaciones. Ahí decidí que yo quería una, pero me parecía mucho dinero comprar una industrial.
Buscando por internet apareció tu blog y pensé que esta era la solución más fácil, además me gusta mucho el trabajo manual y montar y desmontar bicicletas. Mi hándicap es que no puedo soldar, me gustaría aprender, pero en mi casa no puedo.

Armando la recli…
-En RECICLETA me lo pusieron muy fácil -dice el profe.
Entre otras cosas, ellos compran bicis usadas y algunas de ellas que no están en condiciones de revender las tiran, entre ese material es donde he encontrado las piezas para mis experimentos.
He procurado comprar lo mínimo necesario. Así es que en éste año mas o menos he cortado unas ocho bicicletas para construir las mías.


Empecé construyendo al estilo Cruzbike, que me pareció lo más fácil, y han sido así mis dos primeras bicis, la primera, la blanca, y una negra, con ruedas de 700, que al poco tiempo desmonté.
Cuando consulto a Joan sobre cuál es la parte más difícil de sus proyectos me dice, que lo más difícil le ha resultado construir los asientos.

-Los construyo con madera, porque puedo hacerlo en casa y tengo las herramientas adecuadas.
En un tiempo hice instrumentos musicales de cuerda y aún conservo las herramientas.
Los dos asientos que me quedan los he probado en las tres bicis, ahora estoy reconstruyendo el segundo, el de barritas de madera, para hacerlo un poco más cómodo. El segundo problema gordo es sujetar el asiento de una manera segura, estable y fácil de desmontar para el transporte de la bici.


Cuando los demás te ven.

Joan tomando la calle Asalto en Zaragoza, luego de visitar la tienda de bicis RECICLETA

Cuando le pregunto a Joan por la reacción de los zaragozanos cuando lo ven en sus calles me dice; éstas no son bicis para tímidos. En Zaragoza no conozco otra, me han dicho que hay una de carretera pero no he tenido la suerte de encontrármela.
Aquí te miran, gritan, se ríen (lo que me encanta), se burlan, los menos y sobre todo te paran para preguntar dónde la has comprado, o si es cómoda o peligrosa.


-He hablado con un sin fin de personas e incluso un par de ellos me pidieron probarla, lo que hago encantado si no tengo prisa.
Creo haber recorrido todas las tiendas de bicis que conozco en Zaragoza y me ha sorprendido la poca curiosidad sobre lo que llevo. De unas 12, sólo 2 han mostrado interés o me han preguntado respecto a mi bici, el resto ignorancia e incluso desprecio, curioso.
Aquí uso la bici para casi todo, pasear todos los días, hacer la compra, ir a trabajar, y casi siempre voy con la reclinada. De hecho empiezo a preguntarme para qué quiero las otras cinco bicicletas.


Ventajas
Cuando lo consulto sobre los pro y los contras de andar en reclinada Joan me dice, las ventajas de la reclinada son evidentes, mucho más cómoda (no duele nada de lo que me dolía antes), más rápida en llano y bajada y yo creo que más segura en caso de accidente. De momento no he tenido ningún encontronazo, sólo me he ido al suelo al parar y resbalárseme el pie al estar el suelo mojado.


Contras

-Algún inconveniente. Es más larga para moverla en parado y subirla y bajarla de casa. Es más difícil de transportar en coche, bus o tren. De hecho me gusta mucho el ciclismo de alforja y he partido como base varias veces desde Pamplona, que está en una zona preciosa, pero para eso hay que coger tren o bus. Tengo pendiente el asunto de conseguir que la bici sea fácilmente desmontable para meterla en una bolsa de viaje, algo que no lleve más de 15 minutos. En la reclinada 1, la blanca  es más fácil, porque se desmonta a nivel del triángulo trasero con facilidad, me falta el sistema rápido para poner y quitar el sillón. En mi coche, por ejemplo, la reclinada 3, la negra, no me cabe entera de ninguna manera, tendría que quitarle el pedalier.



En cuanto a esta última, que es la que uso ahora, me costó mucho decidirme a hacerla, porque compré una bici nueva y nada más comprarla empecé a cortarle piezas.
De momento el desguace no ha sido muy grave y se podría revertir el proceso, pero si me animo a poner el manillar por debajo de las piernas voy a tener que cortar la tija de la dirección de manera irreversible.
Esto aún está en estudio, pero creo que el manillar por lo bajo me gusta más y además la bici parece más pequeña. Lo de comprar para romper no va mucho con mi filosofía, pero el precio de esta bici estaba muy bien ya que llevaba años en la tienda sin venderse.


"Las curvas" de la Biba Bike Provoca a cualquier reclinado que la ve, a que ponga manos a la obra y la convierta en una bicicleta reclinada.

-Lo que no entiendo es por qué ya que me parece una bici fantástica para lo que es: es una BIBA BIKE, bici de carga fabricada en Barcelona España y que funcionaba muy bien.


Ahora ya casi no me da pena haberla modificado. Y ya tenía el tubo delantero donde he colocado el pedalier, la parte más difícil de hacer sin soldadura.

Tracción trasera
Creo que me gusta más la tracción trasera porque es más fácil de dirigir, de arrancar y no derrapa de delante como pasa con la otra de tracción delantera.


La de tracción delantera al arrancar en tierra o en subida derrapa por lo que supongo que por eso la mayoría de las reclinadas son de tracción trasera.
El local de Recicleta, en la calle Asalto - Zaragoza. 


Agradecimientos

-Me gustaría hacer un especial agradecimiento dice Joan- a RECICLETA (para mí la mejor tienda de bicis de Zaragoza) y su fabuloso equipo de trabajadores que me han soportado y ayudado en montones de cosas.



También al taller CICLOFACTORÍA que me prestan ayuda y asesoría. 

Para Joan desde aquí, nuestro agradecimiento por haber compartido sus creaciones con los lectores del blog y a seguir dividiendo la vida entre la música y las reclinadas.
Sandro Rivero

3 comentarios:

jfcarrizoflores dijo...

Muy buen artículo,la Biba Bike la verdad está muy tentadora para modificarla,lleva muy poca modificación y lista para salir,felicitaciones al amigo de Zaragoza.

Paco Herrero dijo...

Hola, soy Paco también de Zaragoza y también reclinado, a ver si podemos
coincidir un día con Joan

Paco Herrero dijo...

Hola, yo soy otro reclinado de Zaragoza, voy en una reclinada de carretera
una Optima High Baron así que puedo ser del que ha oído hablar Joan, me gustaría contactar
con el, a ver si lee este comentario.

Un saludo